Presentación e historia

ORIGEN DE “LUZARO”

 

     El curso 1995-96 se pone en marcha el proyecto que dará origen al centro educativo “Luzaro”. Con anterioridad había 2 colegios en el pueblo; por una parte estaba “Itziarko Ama Ikastola” que para entonces había pasado a depender de la red pública y, por otra, el colegio público “Ostolaza”. Los dos centros contaban con notable arraigo en el pueblo y con un intento anterior de fusión.

 

       Contexto: en ese periodo ambos centros impartían la Educación Infantil entre  2 y 5 años y la EGB desde los 6 hasta los 14 años. Se iban a cambiar los planes educativos: la EGB iba a desaparecer e iba a ser sustituida por otros dos niveles: Educación Primaria entre los 6 y los 12 años y la ESO entre los 12 y los 16; también cambiaba la estructura del Bachillerato. Puesto que la ESO pasaba a ser una etapa obligatoria y no había un centro que lo impartiera en el municipio, los alumnos, a partir de los 12 años, se verían obligados a desplazarse a Mutriku o a Elgoibar para cursar ese nuevo nivel educativo. No nos parecía adecuado que el alumnado tuviera que salir del pueblo con 12 años para seguir con sus estudios y, tras varias reuniones tanto con el Ayuntamiento como con el Dpto. de Educación del Gobierno Vasco, éste propuso que si se unían los dos centros  se construiría un Instituto  para la ESO. Tras analizar las condiciones en que se encontraban los dos centros (instalaciones viejas y muy deterioradas)  y ver que no tenían capacidad para todo el alumnado, prometieron construir dos centros para la Educación Infantil y Primaria. En primer lugar se construyó el Instituto para el curso 1999-2000, a continuación se hizo en Ifarkale el correspondiente a Educación Infantil para el curso 2003-2004 y, por último, el de Educación Primaria en Itziarko bidea para el curso 2009-2010.

 

     El curso 1995-96 se conforma entre la dirección y la jefatura de estudios de los dos centros el equipo directivo para los dos próximos años. El primer curso el director del centro unificado será el de “Ostolaza” mientras que la secretaría corresponde a quien hasta ese momento detentaba la dirección de la ikastola “Itziarko Ama”. El curso siguiente se intercambian estos puestos y durante estos  dos cursos se mantienen  las dos jefaturas de estudio diferenciadas y,  por tanto, el equipo directivo, en vez de estar formado por tres  personas será de cuatro. A continuación se celebraron las elecciones y se volvió a configurar el equipo normalizado de tres miembros.

 

     También había que superar una diferencia respeto a la metodología pedagógica entre ambos centros. En “Itziarko Ama ikastola” se aplicaba la correspondiente a las ikastolas: Haurtxoa, Axelko, Otsoko … mientras en el “Colegio Público Ostolaza”  se seguía el método de Amara-berri hasta 6º de EGB. En un comienzo se propuso un periodo de cinco o seis años para que su confluencia fuera pausada y no traumática. Para ello, se celebraron infinidad de reuniones entre el profesorado y la dirección. Tras superar los recelos iniciales se llegó a la conclusión de que el proceso se podía acelerar y para el cuarto año se dio ya por finalizado. En este mismo periodo hubo un gran cambio entre el profesorado, en algunos casos porque  unos cambiaron de pueblo y en otros  porque  pasaron a impartir las clases en el instituto de ESO.

 

      Dado que el nombre también  define la identidad, es conveniente explicar el origen del nombre “Luzaro”. El primer año de la fusión la denominación del nuevo centro fue “Ostolaza-Itziarko Ama”. El curso siguiente se pasó una encuesta entre los padres y las madres para que eligieran una nueva denominación. Hubo infinidad de propuestas pero ninguna terminaba de convencer ni a la dirección ni a los miembros de la Asociación de padres y madres. En esa fase, la dirección invitó a  la lectura de “Las inquietudes de Shanti Andia” de Pío Baroja. Tras leerlo, era evidente que cuando el autor describía el pueblo llamado   “Luzaro”  se refería a  Deba. El nombre nos pareció adecuado tanto por su referencia literaria como por el significado de la palabra, puesto que queríamos que este proyecto tuviera una larga proyección en el tiempo. Además es de reseñar que la asociación “Gazteen Elkartea”,  que durante años dinamizó la vida cultural de la localidad,  también publicó una revista con el mismo título.